Artículo 24 – Ponencia Económica y Administración territorial

Nombre
Email

Aurora Garcia 28/1/2017

Perfecto, el control del gasto público es muy importante y clave para la reducción del mismo.

ANDRÉS MATAS MARTINEZ 3/2/2017

No basta con controlar el presupuesto y la transparencia en su gasto. Hay que ver como se puede controlar la gestión administrativa. En Valdemorillo hay un ejemplo que debierais analizar, pasa en toda la Comunidad de Madrid. Hay cantidad de pueblos que tienen urbanizaciones, muchas mal tratadas administrativamente. Así en Valdemorillo, de las 16 urbanizaciones, solo hay una recepcionada. Basta ver el Pleno del mes de enero. En él reconoce, toda la mesa, que no se está dando cumplimiento a la Ley Hipotecaria, la publicada en 1997, que obliga a inscribir en el Registro de la Propiedad todo aquello que es de obligada cesión al ayuntamiento. En el Plan Parcial de cada una de las urbanizaciones dice que estas deben ceder todas las zonas verdes, viales, etc. Bueno, pues el Ayuntamiento mira para otro lado, lo que genera tensiones entre vecinos. Ya está bien que nuestro partido no vigile el funcionamiento de los Ayuntamientos, ni siquiera de los suyos.
Otra cosa, opino, como muchos, que sobran la mitad de los concejales. ¿Que pintan en Valdemorillo, con 12.000 habitantes, 17 concejales?
¿Porqué un secretario tarda en presentar las actas de los plenos 6 u 8 meses? Lo de ponerlas en la página web, es de coña, años de retraso.
No se si es de este punto, pero que admitáis que se implante la Ley LGTB es de vergüenza. Lo mismo digo del aborto “libre” o casi libre. Hay que dar todo tipo de ayuda a la mujer que se encuentre en esa tesitura y no castigarla más, que ya tiene lo suyo.

Manuel Malavé de Cara 10/2/2017

Sea muy bienvenido el control por resultados. Hay que parecerse en muchos temas a la empresa privada y, uno de los aspectos que afecta a los resultados individuales es evitar la acumulación de cargos con cargas; es decir cargos que precisan dedicación, tiempo y conocimiento en una sola persona es incompatible con buenos resultados. Una persona, un cargo, debería de ser un buen objetivo.